Volverán a ser juzgados a pesar de que el Tribunal de Derechos Humanos anuló la sentencia condenatoria

El Tribunal Supremo español ha tomado una decisión sin precedentes de repetir el juicio de Arnaldo Otegi (portavoz de la formación política EH Bildu), Rafa Díez (ex secretario general del sindicato LAB), Sonia Jacinto, Miren Zabaleta y Arkaitz Rodríguez (secretario general de Sortu y miembro del parlamento vasco por EH Bildu) por el caso Bateragune, después de que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos dictaminara que no tuvieron un juicio justo en 2011. Un resumen del caso: 

  • En 2011 Arnaldo Otegi, Rafa Díez, Sonia Jacinto, Miren Zabaleta y Arkaitz Rodríguez fueron condenados a 10 años de prisión -después reducidos a seis y medio por la Tribunal Supremo- e inhabilitados 10 años para cargos públicos por formar presuntamente parte de ETA. 
  • Fueron condenados por su labor clave en el cambio estratégico que trajo el proceso de paz, que incluyó el desarme de ETA en 2017 y su disolución en 2018. 
  • El TEDH dictaminó en 2018 que se había violado el artículo 6.1 del Convenio Europeo de Derechos Humanos sobre el “derecho a un juicio justo”. 
  • Para entonces, Rafa Díez y el resto de acusados habían cumplido sus sentencias íntegramente (31 años de prisión en total) y habían sido liberados. 
  • El Tribunal Supremo español señaló en julio de 2020 que la sentencia había sido anulada y declaró cerrado el caso. La Audiencia Nacional española hizo lo mismo. 

En un extraño giro de los acontecimientos, el Tribunal Supremo volvió a abrir el caso en septiembre de 2020 a solicitud del partido de extrema derecha VOX y acaba de decidir repetir el juicio de 2011.

El Estado profundo español parece incapaz de perdonar el papel que jugaron estas personas en la construcción del proceso de paz. Estamos ante un ataque contra la izquierda independentista vasca, pero también ante un intento de obstaculizar el avance en la resolución democrática del conflicto político vasco.

Hay un intento permanente de sectores de los aparatos del estado y de la derecha política por impulsar una contrarreforma y una salida autoritaria a la crisis que vive el estado español, a través de la desestabilización del escenario político. Sin embargo, está claro que los conflictos en el estado español solo se pueden abordar a través del diálogo y la negociación.

Es la primera vez que el Tribunal Supremo decide repetir un juicio después de que fuera anulado por el TEDH. Se trata de un claro atropello legal, y su motivación es sin duda política.

Para enviar su solidaridad o denunciar la situación, pueden hacerlo llegar por correo electrónico y el sindicato LAB se lo hará llegar a las personas que serán enjuiciadas.

Sindicato LAB: international@lab.eus