Un monopolio eléctrico ladrón y mentiroso

Sin rodeos

El apagón o cero energético que afecto hace algunos días al conjunto de la población de la isla de Tenerife y que repartió variados y graves perjuicios  a más de 900 mil habitantes, no puede dársele carpetazo con la tardía confusa y obscurantista rueda de prensa ofrecida por los portavoces de Red Eléctrica de España. Tampoco con las tímidas amenazas de los portavoces del gobierno de una poco verosímil sanción a la multimillonaria compañía.  Porque los unos y los otros parecen ser los actores de una misma comedia que tendrá como final la continuidad de las fechorías de un emporio eléctrico que a la vez que impone una abusiva y fraudulenta facturación al conjunto de canarios, mantiene una red anticuada y obsoleta que ha llevado a Canarias en los últimos años a repetidos ceros energéticos. El Cabildo insular y el actual gobierno canario, vuelven a evidenciar su debilidad ante los monopolios coloniales, dando por aceptable el puñado de mentiras y medias verdades dentro de la indecente campaña de desinformación que ha practicada en estos días Red Eléctrica-Endesa. Tanto es así que, sin rubor alguno, aún hoy insisten en la falacia de desconocer las causas que motivaron el apagón, algo absurdo con los actuales y avanzados  medios de revisión tecnológicos disponibles y que sólo denota la voluntad de estas piratas compañías eléctrica de continuar acumulando en Canarias altísimos beneficios con el menor coste posible.