Un bando militar declara ilegales las organizaciones políticas y sindicales

Bando prohibiendo los partidos políticos y sindicales

Aunque las persecuciones contra las organizaciones sindicales y sus afiliados ya habían comenzado desde el inicio del golpe de Estado, un bando del Coronel Comandante Militar de la Provincia de Santa Cruz de Tenerife, Teódulo González Peral, declara fuera de la ley a las organizaciones sindicales con el inicio de depuración de responsabilidades y la incautación de todos sus bienes. Así mismo decreta tres días para la destrucción de todo tipo de escritos marxistas, comunistas o anarquistas, remitiendo a la población a dirigirse al “pudridero municipal” para entregar los libros, folletos o escritos.