Trabajadoras y padres de las escuelas municipales de Las Palmas de Gran Canaria “en pie de guerra”

El personal de las Escuelas Infantiles de Las Palmas de Gran Canaria, integrado por 240 trabajadoras, iniciaron el miércoles 23 de enero la huelga convocada por Intersindical Canaria para reclamar sus salarios, pero también para exigir la dotación de recursos para desarrollar dignamente su trabajo. El paro tendrá su continuidad durante el viernes 24 y el jueves 30 para, posteriormente, retomar la huelga si no se accede a la petición de los trabajadores. También el viernes 31, los trabajadores realizarán una protesta a las puertas del ayuntamiento que contará con el respaldo de los familiares de los niños afectados.

Ralons, de Miguel A. Ramírez, es la empresa adjudicataria del servicio que, continuando con su línea habitual de comportamiento antisocial en el conjunto de los servicios públicos cedidos por las diferentes instituciones públicas, práctica el delito contra sus trabajadores, hurtando sus salarios o eliminando sus derechos.

El grupo municipal de gobierno de Las Palmas de Gran Canaria integrado por PSOE y Podemos y Nueva Cnarias, con el alcalde Augusto Hidalgo a la cabeza, han pasado a ser los cómplices necesarios de Ralons, permitiendo no sólo los excesos de Ralons contra sus trabajadores, sino cruzándose de brazos ante el actual conflicto. El alcalde Hidalgo en una muestra de insolencia extrema, manifestó en la víspera de la huelga desconocer la convocatoria del paro, declaraciones que le homologa al déspota Ramírez.

Nieves Báez, presidenta del Comité de Empresa de la red de los once centros municipales, puso el acento en el alto nivel de conflictividad laboral que provoca Ralons por su fijación en esclavizar a las trabajadoras y en retener ilegalmente sus salarios.