PACTO DE LAS FLORES

La carajera de los pactos imposibles

Luis León

Según el más alto órgano judicial de nuestro país, Franco fue jefe del Estado desde que vino al mundo. Ya el 1 de octubre del 36 merecía esa alta consideración aunque el presidente legítimo era Manuel Azaña y estábamos tan solo en el comienzo de la triste guerra civil. Así que el Tribunal Supremo, supremo reducto de la imparcialidad, tiene claro que por ahora el caudillo no debe salir del Valle de los Caídos.