Sumar sufrimiento social para mantener las rentas del capital

Sin rodeos

Mientras los mandos militares, intrusamente, acaparan peligrosamente el protagonismo informativo de la lucha contra la pandemia y, autoritariamente, reprochan los casos aislados de incumplimiento de la cuarentena para demonizar al conjunto de la ciudadanía, arrecian los posicionamientos de la patronal y mundo del capital para, a corto plazo, hacer recaer sobre los trabajadores los efectos del actual parón productivo. Así, desdeñan el número de muertes y damnificados por el coronavirus para insistir el número de euros que escaparán a su control por las cuarentenas decretadas por el Gobierno. Y en esta vorágine, ya no se sabe cuál de los virus resulta más letal y cuál de ellos ocasionará más víctimas en este putrefacto sistema que antepone el vil dinero a la Salud del ciudadano. En estos tiempos de funestas estadísticas, aquí, en esta nación atlántica sin estado, el anodino ejecutivo canario a lo más que ha llegado ha sido a ofrecerse temerariamente a España como laboratorio para ensayar con nuestra población un prematuro abandono del aislamiento. Torres, nada ha dicho aún sobre sus previsiones de sufrimiento social y acciones de urgencia para neutralizar la situación de calamidad social que ya se extiende como mancha de aceite en un amplísimo número de personas trabajadoras canarias que, hay que resaltar, se suman a las centenares de miles que ya antes de la actual crisis sanitaria carecían de trabajo o prestación económica o social alguna. Intersindical Canaria, oportunamente, también recordará el papel jugado por el inexperto Comité científico del que se ha rodeado el Gobierno y de las múltiples intervenciones correctivas que, en materia sanitaria, nuestra organización ha realizado ante las autoridades para frenar la expansión del COVID-19.