Si el juicio de Otegui no fue imparcial ¿qué pasa ahora con quienes le juzgaron?

Chema Tante

No voy a caer en el mismo pecado de la justicia de este estado de derecha que apesta a franquismo. No voy a juzgar a Otegui, porque yo sí que reconozco que no soy imparcial. 

Pero volveré a demandar que a quienes hacen imposible -desde su fanatismo en la Justicia- la convivencia en este reino de Felipe el eterno, se les contenga, se les reduzca y se les demanden responsabilidades.  

Junto con la corrupción y la evasión fiscal, el ejercicio parcial y arbitrario de la Justicia son los peores delitos en democracia, por los terribles perjuicios sociales que generan. 

Esta misma Justicia que se demora en castigar la corrupción y los crímenes tributarios, y que luego dicta sentencias complacientes con los malhechores, aplica su rencor implacable a la gente que no comparte sus ideas.  

Se lo hicieron a Otegui y a otras personas soberanistas vascas. Se lo están haciendo ahora de manera brutal a otras personas soberanistas catalanas. 

Y yo afirmo que cuando condenaron a los y las responsables de la violencia asesina terrorista, estos revanchistas justicieros no lo hicieron por sus asesinatos, que eran y son lo condenable, sino por sus ideas. Y a Otegui lo condenaron, lo inhabilitaron y lo encarcelaron, por ser independentista, no por nada que hubiera hecho.  

Y las presas y los presos independentistas de Catalunya están recibiendo el mismo trato. Se les mantiene en prisión por sus ideas  y por pretender realizarlas, como lo hicieron, en paz, sin violencia. 

Con terrorismo o sin terrorismo, para la revanchista justicia imperial española, pensar es el mismo delito. 

Chema Tante en La casa de mi tía.