En la guerra contra el virus sin armas de combate