Referéndum para optar a la vía parlamentaria

Tras la caída de Franco, el gobierno presidido por Adolfo Suárez convoca un referéndum para aprobar la Ley de Reforma Política que daría paso a la democracia parlamentaria. Frente a la intensa campaña favorable de la totalidad de las organizaciones políticas y sindicales españolistas, el Sindicato Obrero Canario (SOC), Pueblo Canario Unido (PCU), el Partido de Unificación Comunista de Canarias (PUCC) y el Partido Socialista de Canarias (PSC), constituyen el “Frente Canario abstencionista” que propugna el rechazo a la consulta. La falta de libertad del pueblo canario y la exigencia del derecho a la autodeterminación centraron la campaña de aquellos colectivos nacionalistas. En los resultados de la consulta, mientras la abstención en España fue de un 23%, en el conjunto de Nación Canaria fue de un 35,27%  (41% en S.C. de Tenerife y 0,5% en Las Palmas de Gran Canaria).