Primarias en Podemos Canarias: programas y confluencias

Domingo Mendez

Domingo Méndez

En los últimos días, varios compañeros y compañeras que se presentan a las primarias de Podemos para elegir a nuestras candidatas y candidatos a las próximas elecciones autonómicas, insulares y locales, han presentado en los medios de comunicación sus propuestas a las personas inscritas y la ciudadanía.

Todas expresan de una u otra forma la voluntad de echar a CC de las instituciones.  Buena intención; para que se cumpla, ha de estar acompañada de un proyecto coherente.

Porque echar a CC no es solamente desalojar de las instituciones a una formación política, acabar con las prácticas clientelares y la corrupción en la Administración pública. Se trata, además, de poner fin a un proyecto político compartido por los grupos miembros del tripartito, (PSOE, PP, CC) y, más allá por NC y ASG. Un proyecto revalidado con la aprobación en las Cortes de la reforma del Estatuto de Autonomía, del Régimen Económico y Fiscal Canario y el sistema electoral autonómico.

Este proyecto consiste esencialmente en mantener privilegios fiscales para el empresariado, atrayendo de paso capital exterior para que aproveche Canarias como escala ente continentes y plataforma de penetración en África, para apropiarse de sus materias primas, controlar el territorio y dominar sus mercados.

Un proyecto que necesita que la población canaria trabaje, mayoritariamente en la construcción y los servicios con bajos salarios y un paro estructural que difícilmente baja del 10% de la población activa en los periodos de bonanza económica. Desde 2008 el paro no dejó de crecer, año tras año, mientras que aumentaban los beneficios del turismo. Aún este año el paro está por encima del 20%, mientras tenemos una jornada laboral media de las más de mayor duración.

Proyecto que nos condena a importar la mayor parte de lo que consumimos: energía, alimentos, materias primas, productos industriales, sin permitir la diversificación de la economía, mediante, entre otros mecanismos, la subvención a las importaciones que pudiesen competir con la producción interna canaria.

Como observamos estos días, de maniobras militares aeronavales, es un proyecto que nos obliga a depender de la OTAN, de su estrategia de dominio de esta zona del Atlántico y del continente africano. Ni siquiera ocultan que en las maniobras participan Estados Unidos, Portugal e Italia.

Frente a este proyecto, compartido por casi todas las candidaturas que se presentarán a estas elecciones, nosotros estamos convencidos de que hay que levantar otro, basado en  la satisfacción de necesidades elementales de la mayoría social: trabajo para todas las personas en edad activa, vivienda garantizada, sanidad de calidad, educación pública. Un proyecto que luche decididamente contra la pobreza que soporta casi la mitad de la población.

Echar a CC de las instituciones no consiste en tantear con quienes de esos grupos llegar a acuerdos post-electorales para formar gobierno.

Echar a CC significa articular un bloque social en torno a las reivindicaciones señaladas, que promueva, frente a la reforma del Estatuto de Autonomía aprobada por el Congreso y Senado españoles, un Estatuto de soberanía de Canarias, debatido y aprobado aquí, sin interferencias externas.

Significa tener una fiscalidad progresiva, sin privilegios para nadie,  que permita aumentar los ingresos públicos para destinarlos a satisfacer necesidades básicas: vivienda, sanidad, educación, dependencia, pensiones. Una fiscalidad que impulse la creación de un sector público de la economía en producción de energía no contaminante; en la obtención, distribución y reciclado del agua; en  los transportes públicos terrestres, marítimos y aéreos; que cree una banca pública; que apoye nuestra agricultura de cercanía y promueva el cooperativismo, el trabajo autónomo, la pequeña empresa.

Para echar a CC hay que tener un sistema electoral proporcional en el que la voluntad mayoritaria esté reflejada en la composición del Parlamento, mediante una circunscripción archipielágica mayoritaria y la reducción sustancial de electos por circunscripciones insulares. Un sistema que reduzca las barreras de acceso al 3% en todas las circunscripciones, para dar representación a la pluralidad, sin reservar para caciques insulares  y partidos mayoritarios ninguna cuota de poder al margen de la voluntad del electorado.

Formar este bloque requiere no solo la presencia institucional de Podemos, cuanto más amplia mejor, sino también un Podemos en la calle, en la lucha por el derecho al trabajo, al salario digno, a la vivienda, a la salud, a la educación.

Podemos no se creó para ser un partido al uso. Se creó para promover la transformación política y social, para contribuir al empoderamiento de la gente. Es necesario para estos objetivos, pero no es suficiente solo Podemos. Por eso, en referéndum en todo el Estado adscritas y adscritos votamos que a estas elecciones vayamos en confluencia con fuerzas del cambio. Definidas IU y Equo como las fuerzas del cambio a escala de Estado, hay que hacerlo comunidad por comunidad, pueblo a pueblo. Comprobar cuales son, que implantación tienen, cual es su práctica, que cosas compartimos. A partir de ahí, articular las candidaturas a escala local, insular y archipielágica.

Para ello, antes de nada, tenemos que definir nuestro programa, que está determinado por los documentos políticos aprobados en Vista Alegre II y la Asamblea Ciudadana de Podemos Canarias. Después, debatir  con las organizaciones que consideremos del cambio – en el ámbito en el que tengan presencia organizada y electoral – el programa, las líneas de acción, la campaña. Debatir también en nuestros círculos. No hay “fuerzas del cambio” al margen de la participación protagónica de los círculos locales, de las organizaciones políticas y sociales que articulan la voluntad de transformación de esta sociedad.

Recuperar la ilusión, confiar en la fuerza de la mayoría, convertirla en participación electoral, requiere su protagonismo. Para eso no bastan Mesas de confluencia, protocolos y reglamentos, ni sopas de siglas desconocidas por la mayoría. Es indispensable que pueblo a pueblo, isla a isla levantemos un movimiento en el que quienes han de tener el protagonismo es la mayoría social que aspira a poco, solo a una vida digna regida por los principios de igualdad, libertad y fraternidad,

Las y los anticapitalistas canarios, que, desde el primer momento, desde la creación del primer círculo, hemos trabajado para que Podemos sea la herramienta político-electoral que promueva la transformación social, nos presentamos a esta elecciones internas  para contribuir a este objetivo, desde nuestras propias posiciones, que son, precisamente, las aprobadas por mayoría en la Asamblea Ciudadana de Canarias. Nadie que no apoye estas propuestas nos puede representar como Anticapitalistas Canarias.

Deja una respuesta