Pleno extraordinario del Cabildo palmero sobre la sequía

Existe una muy sana costumbre social y política en las antípodas de nuestro orgulloso mundo occidental, concretamente, en Japón, conocida como “saikeirei”. Consiste en que, especialmente los cargos públicos, los poderosos empresarios y gente de responsabilidad, piden perdón pública y sinceramente cuando la han fastidiado bien fastidiada, con consecuencias graves para el bienestar de otras personas. Normalmente va unida a la dimisión irrevocable. Si quieren verlo con detalle, aquí tienen un enlace muy interesante. https://www.youtube.com/watch?v=P7HZ0tngvHc

Pero por aquí esta higiénica costumbre social no se “estila”, como es evidente, aunque debería… Tal vez nos haga falta un poco de inmigración japonesa. Así, aparte de unos ojos más rasgados, podríamos tener un poco más de dignidad, responsabilidad, seriedad y respeto a la ciudadanía en el desempeño de las altas responsabilidades. Porque sólo se puede entender como tal, tomadura de pelo al contribuyente, el pasado “pleno  extraordinario y urgente del Cabildo  con punto único, la grave sequía”, celebrado el pasado lunes 2 de marzo. Se lo podían haber ahorrado perfectamente. Aparte de ahorrar asimismo, las dietas cobradas por asistencia a un encuentro totalmente inútil, y en que sólo vimos una performance teatral y mediática del “Y tú más”… ”la responsabilidad no es mía”… ”se van a hacer  cosas”… ”ahora sí, que sí, que de verdad que sí vamos a hacer”… etc., etc.

Ya desde el comienzo del Pleno, con un salón del público abarrotado, se vio de qué iba el espectáculo. Aparte de unos cuantos ciudadanos preocupados, angustiados por la sequía que tenemos encima, y que va a ser peor, mucho peor en el tiempo venidero… ¿qué teníamos? Pues junto a los medios de comunicación, cada organización de los tres partidos presentes en el Pleno… PP, CC, PSOE, había movilizado a sus cargos de la isla, para ir a hacer bulto y apoyar presencialmente a su grupo en el Cabildo. Es decir, aquello iba de mitin político, aunque no tengamos elecciones a la vista. Y así fue.

Abrió el turno la portavoz de CC, Lady Barreto. Como si su partido no hubiera gobernado o cogobernado en una gran parte de los últimos años, como si vinieran de nuevos a la vida política palmera, desgranó una a una todas las medidas ya sabidas y más que conocidas que hay que realizar “preventivamente”, cuando se acerca una sequía: evitar las pérdidas y fugas en la red reparándola con urgencia, mejorar y automatizar los sistemas de riego, depurar correctamente las aguas residuales para reutilizarlas, tirar de pozos y no cerrar la puerta a la profundización de las galerías del Túnel de trasvase. Nada nuevo. Lo que se echó en falta es cómo, siendo tan evidente qué hay que hacer, no se ha hecho hasta ahora, sobre todo por parte de su partido que ha tenido buena parte del gobierno insular durante bastantes años. Porque la sequía lleva muchos, muchos, muchos años avisando… Irresponsabilidad total, cinismo e hipocresía en estado puro.

A la primera parte del mitin, siguió la segunda, esta vez por parte del portavoz del PP, Carlos Cabrera. Recordó muy bien a Lady Barreto la ir-responsabilidad de su partido en los años en que gobernaba y no hizo nada de lo que ahora exige que se haga… pero hurtó sibilinamente su propia ir-responsabilidad. También el PP ha tenido parte en el gobierno insular en la última década, cuando la sequía crónica iba asomando los cuernos…y también pasó olímpicamente del tema. Tal vez hasta ahora era creyente ferviente en las teorías negacionistas del cambio climático del primo de Rajoy… tal vez. Por eso fue toda una sorpresa oírle hablar este lunes  a él, todo  un cargo del PP de los antiguos, del cambio climático, reconociendo su existencia. ¡Aleluya, por fin lo aceptan!… ¿No se merecía semejante y grave error un saikeirei ante la ciudadanía en general y sus votantes en particular?  Algo así como: “Ciudadanos, durante años hemos negado irresponsablemente la existencia del cambio climático, y hemos entorpecido y retrasado las medidas preventivas necesarias. Asumimos nuestra responsabilidad. Perdón”… e inclinación de 90%, por la gravedad del error, como buenos cargos públicos japoneses.

Continuando con la intervención del Sr. Cabrera, si algo hizo especial mención y reiteró, fue en la solución mágica, rápida y sencilla de reactivar pozos, pozos y más pozos. Perdí la cuenta de cuántos nombró. Del peligro de intrusión marina y salinización de éstos, ni palabra. Tampoco del gasto energético de elevación. La central de los Guinchos necesitará ampliación para no colapsar con semejante aumento de la demanda, y los gases ahumarán, cual queso palmero,  a  más zonas circundantes.

Por último, la intervención del portavoz del PSOE, en plan apaciguador, de hombre bueno: “No discutamos, no nos enfrentemos, colaboremos todos en buscar soluciones, ahora sí que sí que segurísimo que sí  vamos a actuar con eficacia, prontitud, celeridad, y habrá agua para todos, barata y de buena calidad.” . Me atrevería a decir que el portavoz socialista era consciente de que, si seguían PP y CC echándose la culpa mutuamente, el palmero de a pie iba a caer en la cuenta de que los tres grupos políticos son solidariamente responsables de actuar irresponsablemente todos estos pasados años. La sequía es grave, pero entre todos ellos, los tres grupos, la han tornado gravísima por no actuar de preventivamente, cuando los síntomas del cambio climático eran evidentes.

Al final, un rifirrafe absurdo entre portavoces sobre quién estaba crispando el ambiente…”Tú”… ”No, tú”… ”No, tú más”. Para rematar  la faena, la portavoz de CC pidió que “se dejara intervenir en el Pleno a los agricultores presentes”. Increíble… cuando en la anterior legislatura fuimos varios los que recordamos, una y otra vez, a la responsable de Participación Ciudadana de CC, Carmen Brito, que el actual bodrio de Reglamento del Cabildo hace casi imposible la intervención del público en los Plenos, que hacía falta reformarlo tomando como modelo el del municipio de los Llanos, donde sí es posible y se realiza.

Resumiendo: la sequía crónica del cambio climático nos está haciendo pasar muchas amarguras, y más tendremos en el futuro.  Pero si se hubieran tenido en cuenta los avisos, sí se hubieran tomado medidas preventivas en su momento (las que ahora dicen que van a tomar) la situación sería un poco más llevadera. Los tres grupos políticos del Cabildo, que han cogobernado en distintos pactos los últimos tiempos, han actuado negligente, ineficaz, irresponsablemente. No tienen credibilidad. Ahora, la única medida paliativa posible, para evitar lo peor de lo peor, es estar los agricultores y  los ciudadanos más conscientes de esta isla organizados  sin partidismos, sin dejarnos manipular políticamente ni por unos ni por otros…en la labor de controlar, fiscalizar, vigilar, enmendar  cada cosa que hacen con respecto a la gestión del agua. Que sientan en sus cuellos el aliento de nuestra determinación, sufrimiento y desconfianza. No se merecen otra cosa, no son de confianza. Ni siquiera han reconocido sus errores, no han hecho su saikeirei.