Manifiesto del Día Internacional de la Clase Trabajadora

Este 2020, el día grande de la clase trabajadora se conmemorará en todo el mundo bajo el impacto de una gran crisis sanitaria y de modelo de sostenibilidad del actual sistema económico y político mundial y local.  En Canarias nos encontramos, sin duda, en la antesala de la mayor crisis económica, social y medioambiental de nuestra historia reciente.

La pandemia del coronavirus ha puesto en evidencia lo que la Confederación Intersindical Canaria viene denunciando desde el momento mismo de su creación, que nuestro país tiene un modelo de desarrollo absolutamente insostenible basado en un sector servicios dependiente del mercado internacional y que produce un desempleo estructural y un masivo empobrecimiento de nuestra población, tal como los obstinados datos se empeñan en demostrarnos mes tras mes, año tras año. Un país con una dependencia energética, alimentaria, económica, política y hasta cultural.  A este viejo, pero en absoluto caduco análisis, debemos sumar la denuncia que desde el año 2008 venimos haciendo de la privatización y desmantelamiento de los servicios públicos, especialmente de la educación y la sanidad. Desgraciadamente el tiempo nos ha dado la razón.  La crisis sanitaria ha puesto en primer plano el precario estado de nuestro sistema de salud, siendo una de las “comunidades autónomas” con menor índice de contagiados, al menos detectados, tenemos casi el doble de la media estatal de personal sanitario contagiado. No es una casualidad, es producto del abandono y la discriminación del gobierno de Madrid y de la desidia del Gobierno de Canarias adecuadamente conjugada con una mezquina clase empresarial para la que prima el euro inmediato sobre la vida de la población, como se viene demostrando en todas las propuestas colocadas sobre la mesa como salida a esta crisis.  A todo ello debemos añadir la osadía del presidente del Gobierno de Canarias, al mejor estilo colonial, instando al del estado a permitir que Canarias salga antes del confinamiento a modo de ensayo. Nuestro archipiélago no es un laboratorio ni un tubo de ensayo y nuestra población no son cobayas con las que se pueda experimentar.

Denunciamos este Primero de Mayo que la gran patronal ganó la primera batalla del coronavirus al conseguir que el gobierno reactivase la actividad laboral no esencial sin evidencias científicas de que esta medida no vaya a tener graves consecuencias sobre la salud de la clase trabajadora y de la población en general.

Denunciamos que la pandemia está sirviendo, una vez más, para cargar sobre las espaldas de la clase trabajadora las consecuencias de la crisis como lo demuestran los permisos retribuidos que han de ser devueltos posteriormente con aumento de la jornada laboral, en Canarias ya tenemos las jornada más larga de todo el estado, la ausencia de EPI en la mayoría de las empresas, los supuestos ERTE en empresas que obligan a empleados y empleadas a continuar trabajando, la disminución de las plantillas vía Expedientes de Regulación de Empleo no temporales y un largo etc.

Denunciamos la ausencia de voluntad política del actual Gobierno de Canarias para aprovechar la ocasión y dar un giro de volante al sistema productivo canario abandonando el monocultivo del turismo para buscar un sistema autocentrado en nuestras necesidades a través de la diversificación, la potenciación de la soberanía alimentaria y energética, la protección de la producción canaria frente a la importación especulativa y en la profundización y extensión de los servicios públicos, vías para alcanzar una vida en condiciones de dignidad para la mayoría social de este país. Denunciamos, asimismo, la falta de coraje para plantarse y exigir la devolución de la deuda histórica que Madrid tiene con Canarias, así como, para, en su momento, haber exigido el cierre inmediato de puertos y aeropuertos, demostrando, que más que un gobierno autónomo es una franquicia del gobierno del estado.

Denunciamos, el intento de reedición de unos Pactos de la Moncloa, que, como los primeros, pretenden la continuidad de sistema económico y político, con la monarquía al frente, que mantenga el mismo o mayor nivel de explotación y represión de la clase obrera.

Denunciamos, también este Primero de Mayo, que en medio de la crisis sanitaria Marruecos haya publicado los decretos de extensión unilateral de sus aguas invadiendo las de Canarias sin que el gobierno del reino de España haya hecho ni dicho nada más allá de que están en su derecho, y dejando en papel mojado el nuevo Estatuto de Autonomía que ese mismo gobierno promulgó, en su articulado sobre la soberanía de las aguas territoriales.

La Confederación INTERSINDICAL CANARIA ante el evidente cambio que se producirá en las relaciones laborales como salida de esta crisis, como ya ha sucedido en las demás crisis del capitalismo, con un exponencial aumento del desempleo, del empobrecimiento, previsibles bajadas salariales, nuevos modelos de trabajo o teletrabajo con falsos autónomos y autónomas, lo que provocará mayor desestructuración y aislamiento del movimiento obrero.

Exigimos, más que nunca, un Marco Canario de Relaciones Laborales, que posibilite la organización de nuestra fuerza de trabajo según nuestras propias necesidades y características, que posibilite que el superávit de la caja única de la Seguridad Social se quede en Canarias para atender nuestras pensiones, que permita retornar a un gran plan de empleo de calidad los fondos hurtados a los servicios públicos a través de la figura de la Reserva de Inversiones de Canarias, y en consecuencia evitemos una masiva emigración de los sectores juveniles de nuestra nación.

Exigimos que todos los ERTE y ERE presentados en Canarias sean debidamente revisados por la Consejería de Trabajo y comprobados, in situ, por el Servicio de Inspección de Trabajo.

La grave situación que padece nuestra nación canaria no nos hace olvidar a otros pueblos del planeta por ello, atendiendo al carácter internacionalista del Primero de Mayo. Exigimos el fin del bloqueo a Cuba, Venezuela e Irán. Así como las agresiones belicistas al pueblo palestino, al sirio y al yemení Manifestamos nuestra solidaridad con los pueblos saharauis, chileno, ecuatoriano, boliviano, así como nuestro apoyo a las naciones oprimidas en el marco del estado español.

INTERSINDICAL CANARIA lamenta profundamente la imposibilidad de convocar movilizaciones este Primero de Mayo, debido a las circunstancias del confinamiento, justamente cuando la clase obrera de Canarias más lo necesita. Sin embargo, estaremos el Primero de Mayo y todos los días del año al servicio de nuestra clase y nuestra nación.

¡VIVA LA CLASE OBRERA!  ¡VIVA EL PRIMERO DE MAYO!

¡VIVA CANARIAS LIBRE Y SOCIALISTA!