La declaración de “Emergencia climática” del Gobierno y el Parlamento canario, ha supuesto una falacia.