Los sindicatos denuncian ejercicio arbitrario, desviación de poder, castigos encubiertos y trato despótico al personal