Para el próximo 30 de enero, los sindicatos vascos convocan huelga general