Los profesionales de Intersindical advierten al Gobierno de los déficits de Atención Primaria para la “desescalada”

En estos momentos no tiene capacidad para asumir esta carga de trabajo”a la que se va a requerir debido a que sufrió los mayores recortes derivados de la crisis del 2008 y no se han inyectado recursos económicos para revertirlos”, reconoce Intersindical Cananaria que exige la contratación de personal, más material de protección para los trabajadores y cursos de formación sobre la covid-19 y el uso de los EPI.

Intersindical Canaria ha advertido en un escrito al presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, al consejero de Sanidad, Julio Pérez, y al director del Servicio Canario de la Salud (SCS), Antonio Olivera, sobre  el déficit de personal en Atención Primaria para hacer frente a la presión asistencial que debe realizar en la desescalada del coronavirus covid-19.

En un escrito subscrito por el representante del Secretariado Nacional de Salud de IINTERSINDICAL CANARIA, Abel Ramos, denuncia que en estos momentos, la Atención Primaria no tiene capacidad para asumir esta carga de trabajo a la que se va a requerir debido a que esta área asistencial sufrió los mayores recortes derivados de la crisis del 2008 y no se han inyectado recursos económicos para revertirlos.

Como argumentación, el portavoz de INTERSINDICAL señala que en la isla de Tenerife existen 650 Unidades de Atención a la Familia (UAF), equipos multidisciplinares, de los cuales 76, no cuentan con enfermera. Así, harían falta 76 enfermeras para que las unidades Unidades de Atención Familiar (UAF), cada una de las cuales asume más de 1.500 pacientes para tener el personal suficiente que facilite una atención ordinaria, además de los profesionales que se precisan para la atención a la covid-19. También recalca que además de recursos humanos, Atención Primaria necesita recursos materiales (equipos de protección individual (EPI)) y nuevos espacios. En cada centro se debería establecer una zona de triage covid-19, lo que implica además formación en el coronavirus y en el uso de los EPI.

Durante el brote por coronavirus, tanto en Canarias como en el resto del Estado, la sobrecarga asistencial tuvo mayor repercusión en los centros hospitalarios, sin embargo, con el programa de desescalada asistencial previsto, el peso en el control de la pandemia, se transfiere a la Atención Primaria, tanto desde la Atención Especializada como desde Salud Pública.

Este escalón dentro de la atención sanitaria cuenta con una gran dispersión de centros que deben asumir la recogida de muestras para PCR de los pacientes, la trazabilidad y control de los contactos, así como el seguimiento de los casos, recordó Ramos. Por tanto dada la gran dispersión, se hace necesaria la creación de puntos de toma de muestras, aislados o en centros matriz, al menos, dos en el sur de la isla de Tenerife, dos en el norte y dos en el área metropolitana, que necesitarían a su vez una dotación de unos 50 profesionales (24 enfermeras, 12 auxiliares de enfermería y 12 auxiliares administrativos), a lo que hay que añadir los recursos para trasladar las muestras a los laboratorios de los centros de referencia. Esta situación se reproduce o agrava en el resto de islas.

Por tanto, desde Intersindical Canaria solicita que se dote a las gerencias de Atención Primaria y a sus trabajadores de los recursos necesarios para acometer con seguridad, para ellos y para el conjunto de la población, las actividades que se les encomiendan en el proceso de desescalada.