La vigilancia de El Teide contratada a una empresa privada

Esta fue la decisión de la corporación anterior del Cabildo de Tenerife para dejar en suspenso la actividad que venía realizando personal de la empresa Tragsa, pasando ahora a ser desarrollada  por guardas rurales dependientes del sector privado. Esta medida dejará sin empleo a partir del mes de septiembre al personal que durante los últimos 20 años han velado por la seguridad en el área del Teide y que no serán subrogados por la empresa concesionaria. Además, los nuevos empleos serán de carácter precario y en unas peores condiciones laborales, operación que no tiene otro objetivo que abaratar costes mediante una desprofesionalización de las actividades de salvaguarda de este importante Parque Nacional.