Tras su última sentencia, urge la sustitución del Tribunal Constitucional