La sentencia del Constitucional sancionando la enfermedad del trabajador, quebranta derechos fundamentales

El fallo del Tribunal tendrá efectos especialmente perjudiciales para los canarios

Intersindical Canaria considera excepcionalmente lesivo para los derechos laborales y personales, la sentencia por la que se avala las sanciones de despido por enfermedad cuando los trabajadores se encuentran afectados, incluso, por dolencias que impiden su movilidad. Tal es el caso que ha motivado la sentencia de despido a una trabajadora afectada por una hernia discal.

Con este cruel veredicto, la mayoría de los componentes del mal llamado Tribunal Constitucional sientan jurisprudencia para que la patronal pueda abrir la veda al despido a todas aquellas personas que, independientemente de su diagnóstico, falten al trabajo el 20% de días en el periodo de dos meses.  Resulta anacrónico que, precisamente, el órgano encargado de hacer valer los derechos constitucionales imponga obstáculos a su ejercicio. Por lo demás, los integrantes del Tribuna  Constitucional hacen gala de una pretendida omnipotencia cuando suplantan la valoración médica especializada.

La sentencia, además de lesionar el derecho a enfermar, producirá como efectos añadidos que el trabajador por temor al despido se vea obligado a asistir al trabajo enfermo, pueda ver cronificada su dolencia o se prolongue innecesariamente el periodo de tratamiento al mantener indebidamente su actividad laboral. Pero también la sentencia impulsa la colectivización de las dolencias en los casos de enfermedad contagiosa y promueve los accidentes laborales.

La resolución del Tribunal tiene para los trabajadores canarios unos efectos colaterales demoledores por un doble motivo: empeora las rigurosas condiciones laborales que ya sufre y queda más expuesto al despido por la tardanza en el tratamiento de sus dolencias por efecto de las largas esperas existentes en el archipiélago para acceder a la Sanidad  

Intersindical Canaria, espera que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea y la Organización Internacional del Trabajo, repare este atentado contra el derecho a la protección a la Salud del Trabajador.

Ciertamente, el Tribunal ha encontrado en el Estatuto de los Trabajadores y en las reformas laborales el pretexto para una arbitraria interpretación del derecho laboral, motivo por el cuál, Intersindical Canaria considera que la primera tarea del nuevo Gobierno español debe ser la derogación de todos aquellos aspectos que incitan o resultan lesivos para el ejercicio de los derechos básicos de los trabajadores.