La carencia de camas geriátricas agrava los problemas de una sanidad pública castigada por el gobierno

Publicado el Por Intersindical
untitled 1

Sociedad

Con cerca cerca de 4.000 personas con dependencia severa en lista de espera sin cama, el nuevo colapso en los servicios de urgencia del Hospital de Nuestra Señora de La Candelaria viene motivado por la falta de plazas en centros sociosanitarios a los que derivar a los pacientes de geriatría, cuyos  problemas crónicos han precisado de ingreso pero que actualmente ya han recibido el alta médica correspondiente. 

Según los datos que se manejan desde la sección sindical de Intersindical Canaria en este centro hospitalario, el bloqueo de camas contabilizado  a día de hoy asciende a  200, de las que más de 100 están ocupadas por pacientes geriátricos dados de alta. “Esta situación es insostenible y sabemos que va a empeorar, un ejemplo  claro de la falta de sensibilidad con este tema lo estamos viviendo con el cierre del centro de  Ifara que afecta a 174 ancianos. Desde Intersindical Canaria reclamamos que este Gobierno se tome en serio la necesidad de crear más centros públicos que puedan cubrir la actual demanda de camas sociosanitarias”, añade Hernández.

 

la sala  anexa a urgencias, situada en la segunda planta de la torre norte y que es utilizada para instalar a los pacientes en episodios de gran afluencia, se ha visto desbordada.  Esta no es la única área utilizada para reubicar y alojar a los pacientes a la espera de cama. “Desde hace dos meses el espacio de las antiguas salas de quirófano, ubicados en los bajos del edificio de Trauma, también se están utilizando como anexo al servicio de Urgencia. En este caso, se trata de las salas quirúrgicas de neurocirugía y maxilofacial, actualmente en desuso y sin remodelar, y que se están utilizando para colocar a pacientes principalmente geriátricos.

Desde el sindicato se quiere hacer un llamamiento a la clase política dirigente con el objetivo de que se priorice la creación de centros sociosanitarios públicos a partir de los cuales ofrecer un servicio de calidad a los pacientes geriátricos crónicos.   

Una realidad alarmante, la que se vive actualmente en el Hospital de Nuestra Señora de La Candelaria, y que impide al personal sanitario ofrecer un servicio de calidad a la ciudadanía que sufre día tras día el colapso y la falta de recursos por parte de un gobierno que se mantiene inmóvil e incapaz de dar un respuesta real.  

Estamos ante la ineficacia del gobierno de Canarias y su falta de acción en 25 años de gestión para afrontar la construcción de centros sociosanitarios públicos”, afirma Patricia Hernández, delegada de Intersindical en el Hospital de La Candelaria

 

 

Deja una respuesta