Los sucesivos gobiernos cercenan los derechos de los trabajadores canarios para situarlos a la cola del Estado y de la Unión Europea