Los trabajadores quieren extremar la medidas de seguridad frente al contagio