Intersindical pide la suspensión cautelar de las actividades de Correos por la actual desprotección de sus trabajadores

Debido a la situación de estado de alarma declarada por el Gobierno de España, el pasado 14/03/2020, con la publicación del Real Decreto RD 463/2020, por la emergencia sanitaria por el coronavirus COVID-19. Dicho Real Decreto establece la restricción de movimientos de las personas y no contempla la obligación de mantener la actividad laboral a las empresas que no están consideradas un servicio esencial y básico. Correos no ha cesado su actividad laboral desde el pasado 14/03/2020, realizando la misma actividad que en cualquier periodo normal.

El Servicio Público Correos con más de 1.200 trabajadores en la provincia de Santa Cruz de Tenerife, se constata que en todas las unidades de trabajo, la empresa no ha llevado a cabo medidas de desinfección que garantice los posibles contagios.

Además, las medidas de protección de los trabajadores ante la actividad a realizar son casi inexistentes e insuficientes, produciéndose un grave riesgo para la seguridad y salud de los trabajadores y familiares de contacto directo.  La manipulación de envíos potencialmente infectados y su posterior distribución y reparto a los usuarios del servicio, ciudadanos en general, puede favorecer el contagio masivo del virus COVID-19.

Sobre tales consideraciones, Intersindical Canaria, a través de su servicio de prevención en el servicio postal, ha requerido a la delegación del Gobierno español en Canarias para que, de inmediato, proceda a paralizar la actividad en la  Dirección Territorial de la Sociedad estatal Correos y Telégrafos de la Zona 7 en la provincia de Santa Cruz de Tenerife mientras no se dote a los trabajadores de Equipos de Protección Individual. Además se requiere a esa misma delegación para que proceda a reducir la actividad en los centros de trabajo para sólo mantener servicios mínimos esenciales y básicos mientras se mantenga el estado de alarma.