El Gobierno, como patronal de los empleados públicos, insiste en atentar contra los derechos laborales