Los trabajadores canarios se van a convertir en “carne de cañón en el actual pandemia de coronavirus