El enfermar ha dejado de ser en el Estado español un derecho humano fundamental