INTERNACIONAL: La Coordinadora de los Pueblos de la FSM, ante los graves acontecimientos de Washington D.C.

Durante el día de ayer seguidores del ex-presidente de los Estados Unidos Donald Trump asaltaron el Capitolio durante tres horas provocando cuatro muertos. Después de que un grupo de ultras y supremacistas entrasen armados en el Capitolio para evitar la investidura de Joe Biden, se produjeron graves altercados tras los cuales cuatro personas resultaron muertas.

Los gravísimos acontecimientos acaecidos ayer en la capital de los Estados Unidos son consecuencia de la campaña del presidente saliente Donald Trump de no reconocer el resultado electoral, denunciando una y otra vez, un supuesto fraude electoral. Catorce Senadores junto con otros 140 representantes de la Cámara Baja se han opuesto también a certificar la victoria de Joe Biden.

Esta campaña de denuncia del supuesto fraude ha activado a grupos ultra-conservadores y grupos abiertamente de ideología nazi, que ayer se concentraron frente al Capitolio y que consiguieron entrar armados provocando gravísimos incidentes durante el proceso de certificación del colegio electoral.

Los hechos de ayer tienen unos responsables claros y por ello la justicia no puede estar sin actuar ante actuaciones de semejante gravedad. Entrar a un edificio público armado y provocar la muerte de cuatro personas no puede quedar impune.

Lo sucedido ayer no difiere demasiado de lo que los Estados Unidos han hecho en muchos países a lo largo de su historia: armar y provocar a grupos de ultra-derecha para atentar contra un gobierno electo por el pueblo. El ejemplo de Bolivia en noviembre del 2019 o los intentos de derrocar a los gobiernos Bolivarianos en Venezuela son un claro ejemplo de lo que hablamos.

La Coordinadora de los pueblos de la Federación Sindical Mundial, que organiza a los sindicatos nacionales y de orientación de clase del País Vasco, Països Catalans, Galiza y Canarias, suma su voz a las organizaciones que luchan día a día por una democracia real en los Estados Unidos y en este sentido apoyamos las voces que piden la renuncia de Donald Trump, de los Senadores Ted Cruz y Josh Hawley y el resto de los 140 miembros de la Cámara Baja que se oponen a la certificación del Colegio Electoral. Al mismo tiempo exigimos que se depuren todas las responsabilidades de Donald Trump y su círculo fascista.