También en extrema alarma sanitaria por el covid-19, el empresariado pone el grave riesgo la salud del trabajador