Gran Canaria con futuro

ANTONIO MORALES

El pasado sábado se constituyó el nuevo Cabildo de Gran Canaria que resultó de las elecciones del pasado 26 de mayo. La ciudadanía ha renovado su confianza en la candidatura de Nueva Canarias y asumo, al encabezarla, la enorme responsabilidad de presidir otros cuatro años el gobierno de Gran Canaria. Lo hago con enorme gratitud por la confianza de miles de personas que me transmiten su apoyo, directamente o a través de las urnas, a un proyecto de transformación de nuestra isla como el que estamos impulsando.

Soy consciente del enorme compromiso que contraigo para convertir en realidades, junto a todo el equipo de gobierno, los compromisos que he manifestado en el proceso electoral. Soy de los que creo que los programas están para cumplirse. Por eso afortunadamente en los diálogos con los representantes elegidos en el Cabildo, estas líneas prioritarias de acción han sido el primer elemento de discusión sobre la mesa. No se tratará de un mandato continuista sino que va a rematar las grandes decisiones que hemos tomado en el mandato anterior. Por eso, cuando ayer prometí el cargo lo hice con la enorme ilusión de ver plasmados los grandes cambios que anhelamos quienes deseamos una isla justa y sostenible.

Entiendo que esa confianza va dirigida, como les decía, a las personas que integramos la lista que resultó ser la más votada, pero también al anhelo de dar continuidad a un proyecto de trabajo ecosocial que hemos desarrollado en los últimos años en la Isla de Gran Canaria, desde una mayoría de progreso, y que ha significado una referencia para el conjunto de Canarias. Es bueno que haya continuidad para que las actuaciones estratégicas se culminen.

 Considero que en la evaluación popular que supone cualquier elección, los resultados debemos interpretarlos como una aprobación mayoritaria de un gobierno estable, centrado en la transformación de nuestra sociedad y defensor de los intereses y los derechos de Gran Canaria. El nuevo gobierno insular nace de esa voluntad popular que en más de un 60% ha votado opciones de izquierda, progresistas.

En estas elecciones los grancanarios y grancanarias han expresado el mandato claro de seguir avanzando en los cuatro pilares básicos que han sustentado nuestro modelo de trabajo: políticas sociales inclusivas y de creación de empleo para procurar una mayor equidad y justicia social, luchando contra la pobreza y la exclusión y favoreciendo una real igualdad de oportunidades; desarrollo económico sostenible ligado a la lucha contra el cambio climático y a un modelo de ecoisla transversal que apuesta decididamente por la soberanía energética, la soberanía alimentaria, la movilidad sostenible, la economía azul, la economía circular, el turismo sostenible y diversificado, la investigación y el desarrollo, el concepto integral de isla inteligente, la reforestación y la protección de la biodiversidad insular, el apoyo a las pymes, a la industria y el comercio, al sector audiovisual, …; potenciación de los valores democráticos: transparencia, participación ciudadana, cohesión social, servicios públicos de calidad, igualdad, solidaridad, tradición, cultura, identidad… y, por último, la defensa de la isla ante un neoinsularismo irresponsable, apoyado en poderes fácticos empresariales y mediáticos, que pretende poner palos en la rueda al desarrollo de Gran Canaria y de este proyecto político.

En esta primera reflexión compartida tras la toma de posesión quiero dirigirme a quienes más sufren para confirmar que este Cabildo va a gobernar con una prioridad clara, las personas que padecen situaciones de desigualdad o de exclusión. El Cabildo tiene que seguir siendo la institución cercana y útil que mejora nuestra vida.

Quiero agradecer sinceramente la colaboración de todos los consejeros que acaban su mandato – y a los componentes de cada uno de sus equipos-. A quienes hemos compartido el gobierno reconocerles su dedicación, colaboración y lealtad. A quienes han ejercido la oposición respetar su trabajo como necesario e imprescindible en una sociedad democrática.

En esta hora se me agolpan los recuerdos de cuatro años intensos en diálogo y colaboración con las mujeres y hombres de Gran Canaria porque son ellas y ellos quienes marcan el rumbo de nuestra acción y los que aportan la ilusión y la emoción para continuar el camino. Quiero que nos acompañen en el trabajo y en las ilusiones de los próximos cuatro años como protagonistas principales.

Son miles, pero en representación de todos estoy pensando en los agricultores que están aumentando la superficie cultivada y la producción, o los pequeños y medianos empresarios que dinamizan el comercio, las zonas industriales, la diversificación económica, el turismo o el puerto, o los queseros que están mejorando una joya de nuestra gastronomía, o los pastores que siguen custodiando nuestro territorio, o nuestros trabajadores de medio ambiente que cuidan y reforestan nuestros montes, o los vecinos y expertos que están a punto de conseguir la nominación de Risco Caído y las Montañas sagradas de Gran Canaria como Patrimonio de la Humanidad o los funcionarios que tanta pasión ponen para que arranquen tantos proyectos en los que se implican o los creadores culturales que mantienen a Gran Canaria como gran referencia internacional…

 Estas experiencias nos hablan de una isla viva, con un proyecto común y con un sentimiento de pertenencia y una implicación popular muy significativas. El Cabildo de Gran Canaria quiere acompañar, colaborar y liderar ese gran proceso de modernización que ya está en marcha. Queremos ganar las próximas décadas con las mismas armas que han hecho grande a nuestra sociedad: la previsión, la innovación, la tenacidad y la solidaridad.

 Gran Canaria está viviendo un momento apasionante de profunda transformación que puede situarnos a la vanguardia del cambio energético, también en soberanía alimentaria, en derechos sociales, en la sociedad del conocimiento, en protección de nuestro patrimonio histórico, en igualdad entre mujeres y hombres, en oportunidades para nuestros jóvenes y para nuestros mayores, en turismo sostenible… Esta Isla no quiere renunciar a su papel histórico de motor económico, cultural y social de Canarias. Tenemos un modelo y un proyecto para defenderlo. Tenemos una concepción de País Canario a la que no renunciamos.

Renuevo la esperanza todos los días. No me siento, no nos sentimos solos. Es imprescindible para no desfallecer en la construcción de un proyecto de transformación en el que creemos firmemente. Lo dije en mi discurso de investidura de hace cuatro años. Lo sigo reiterando. Es una tarea de todos y de todas. Les convoco a asumir, cada uno en su ámbito, el compromiso de regeneración que Canarias nos demanda.

Al volver la vista al trayecto recorrido desde junio de 2015 hasta hoy, descubrimos una Gran Canaria que se está recuperando de la crisis, que muestra unos indicadores socioeconómicos de mejora continuada, que está aumentando la confianza en un proyecto común de progreso, que está reduciendo las graves desigualdades, que moderniza sus infraestructuras y que avanza hacia la ecoisla que nos hace distintos y sostenibles. Por eso puedo afirmar que Gran Canaria Se Transforma.

Y en esta tarea colectiva de transformación, el Cabildo de Gran Canaria ha tenido, está teniendo, va a seguir teniendo, un papel de protagonista indiscutible en la definición de objetivos y en la dinamización de la actividad social y económica.

 Los pueblos tenemos derecho a soñar para conseguir alcanzar las metas que nos proponemos. Quiero y deseo que Gran Canaria participe de un hermoso sueño colectivo, porque, como dijo Eleonor Roosevelt, “el futuro les pertenece a quiénes creen en la belleza de los sueños”.

Esta isla ha demostrado a lo largo de su historia que es capaz de alcanzar los deseos, los anhelos, los retos, que se propone. Cualquier destino es posible en nuestro horizonte para crear y ser libres. Lo que hoy somos se ha gestado durante siglos de creación, de lucha, de ingenio, de adaptación, de conocimiento, de esfuerzo.

Hoy tenemos por delante un objetivo acorde con los nuevos tiempos: convertirnos en un modelo de referencia en la búsqueda de un modelo de desarrollo sostenible y en la lucha contra el contra el cambio climático. Creo firmemente en ello. Gran Canaria tiene futuro.