Gana la izquierda y la derecha sigue siendo la que siempre ha sido

Chema Tante

Cuando algunas cándidas personas se congratulaban viendo que en Europa crecían los partidos nazis y fascistas y decían que en el estado español no había extrema derecha, mucha gente avisada les decíamos que no era tal, que lo que pasaba es que esa extrema derecha se encontraba cómoda en el partido llamado popular.

No hay otra lectura que se pueda hacer a la vista de los resultados electorales de este 10 de noviembre. No es cierto que la extrema derecha haya aumentado en esto de lo que queda del imperio español. Lo que pasa es que se van mandado a mudar, del PP a la ciudadanería, ahora, del chiringuito sabadellense de Rivera, una parte, ha vuelto de nuevo al PP, y otra se ha sumado a la bárbara banda de VOX. Pero los votos son los mismos. VOX, con el cinismo que caracteriza al fascismo, está echando voladores, como si hubiera ganado. Sin embargo, insisto, lo único que ha hecho es recibir los votos de la derecha cerril que va buscando acomodo.

Por cierto, habrá que pedir a quién corresponda cuántos policías no catalanes han votado en Cataluña, porque de los 235 mil votos de VOX en esa nación, una parte, son esos y esas policías.

Y ¿la izquierda?, ah, la izquierda, menudo papelón le queda ahora al flamante ganador Sánchez. Ganador -dicen, que de lejos- pero con un problema muy fuerte. Porque para gobernar, necesita, tanto a Unidas Podemos como al soberanismo. De ese potaje de CCPNCNC no hablo, porque ese mejunje se arrejunta con quien haga falta, cuando haga falta.

Pero lo cierto es que, de los 176 escaños que se necesitan para investir un gobierno, nada menos que 53 están en contra del actual sistema que rige este estado. Unidas Podemos es republicano, y no se diga del PNV, ERC, EH-BILDU, CUP…  A ver qué se le ocurre ahora al cerebrito de Sánchez para acatar las órdenes de la banca botinera. Esta vez, Unidas Podemos tiene que estar en el gobierno. Y esta vez, las opciones soberanistas tendrán que ser escuchadas. Porque no se le ocurrirá al chafalmejas convocar de nuevo elecciones.

Y habrá que analizar con más calma la cerril actitud de quienes se empeñan en montar tenderetes electorales, que lo único que hacen es birlar votos a la causa de la izquierda. No hablo solamente de lo de Errejón, que también, menuda la ha hecho. El 3% de votos que ha obtenido le hubieran permitido a Unidas Podemos superar a VOX. Pero hay que recordar también el bobo empeño de esos partidos como PACMA o RECORTES CERO y similares, cuyos votos hubieran aupado a las opciones como Unidas Podemos, que defiende las mismas ideas.  Ya han tenido otra vez su ratito de entretenimiento, haciendo campañitas chapuceras. Ahora, se van a su casa, y los votos que han hecho perder, seguirán perdidos. Hasta la próxima. Muchas gracias.

Y, mientras tanto, en Euskadi y Cataluña, la misma historia, mayoría soberanista.