Fusilamiento de Eduardo Suárez y Fernando Egea

Continuando con su sangrienta ofensiva, el régimen fascista sublevado contra la república, detiene y fusila en Gran Canaria a Fernando Egea Ramírez, delegado gubernativo del norte de la isla. Junto a él fue también pasado por las armas, el comunista Eduardo Suárez Morales, líder sindical y diputado por el Frente Popular. Ambos organizaron la resistencia contra el golpe de Estado en el norte de la isla hasta que se ven obligados a huir por el puerto de Agaete junto a otros compañeros. Tras ser abandonados por un barquero en la costa de San Nicolás, son detenidos y juzgados por rebelión, imponiéndoles un tribunal militar la pena de muerte. Francisco Egea contaba entonces 28 años de edad. Su esposa Herminia que le acompañaba en la huida fue condenada a 26 años y 8 meses de prisión.