Fuerte rebenque, el presidente canario que tenemos

Según la Academia Canaria de la Lengua, se entiende por rebenque a la persona holgazana, torpe; también hace referencia al látigo para pegar a los animales y en fin, a varios ejemplos sobre todo aludiendo a toletes, personas becerras, que la cagan a cada paso como los patos.Así se comporta Ángel Víctor Torres, presidente de la Comunidad Autónoma de Canarias.  El martes, 9 de junio, el Ejecutivo presidido por el que acabamos de nombrar y en la 13ª conferencia telemática con el Gobierno central y los otros autonómicos, declaró lo siguiente. “Canarias tendrá que asumir el coste de las pruebas diagnósticas de los turistas que lleguen al archipiélago, si quiere tener garantías  de que ninguno de ellos se encuentra contagiado de COVID-19”. Las aerolíneas, que fueron tocadas por Torres, pasan de éste olímpicamente por creer que es  una exigencia, pues  éstas no quieren pagar las pruebas del coronavirus, desde el espacio u origen del viaje. Ello es para, según Torres, que los que tienen el virus se queden en tierra y los negativos  puedan venir.Ángel Víctor hace referencia a la estupenda experiencia protocolaria y se jacta de tan excelente paso, que aconteció el mes pasado (mayo) sobre un pasajero que dio positivo y que venía de la metrópoli (Madrid) a Lanzarote, aislándolo como criterio y gran técnica sanitaria. Lo ha repetido hasta la saciedad, como un niño chico cuando hace una actividad que se le aplaude para motivarlo.Los Gobiernos, central y canario, están barajando posibilidades protocolarias con respecto al virus para poder reactivar la gran industria del monocultivo turístico de medio pelo, de servilismo y de miseria. ¡Claro, que las colonias están para eso! Pero los costes, ¿de dónde salen para tan estupenda idea? Ni más ni menos que del dinero público, del Gobierno de Canarias, como ya hemos visto en la declaración del señor Torres. ¡Como éramos pocos, parió la abuela! El socialista de mentirijillas va arrastrando la trompa para ir directamente al cementerio de los elefantes.El dinero de la RIC, que no han devuelto los grandes emprendedores y que no saben dónde invertirlo, haciéndose los remolones para poder quedárselo por todos los morros. Hasta al continente  africano, según información escapada,  han ido en su momento acompañados del exdiputado José Carlos Mauricio, gran exconsejero de Hacienda del Gobierno de Canarias  y comunista mayor, de alta cuna y de baja cama, para invertir el dinero de los beneficios de los ricos que no pagan a Hacienda, que a saber dónde coño lo iban a invertir en este país. Digo, ese dinero ¿lo aprovecharán para los negocios coronavirus ahora? O le donará el Ejecutivo central unas limosnitas, como el cuento del costero, para justificar las locuras?  ¿O tal vez pasará como el dinero del rescate a los bancos españoles que no lo han devuelto y han invertido 12 mil millones de dólares en las industrias armamentísticas?España es el octavo país del mundo en que los bancos invierten más cantidad de dinero en industrias armamentísticas, junto con los yanquis. Según organizaciones no gubernamentales, que asocian el nombre de “banca armada”  para denunciar esta tragedia.Este rebenque, que forma parte de cuadripléjico de las flores, no escarmienta y no se molesta en  buscar otra alternativa. Ya le han echado en cara y le han dicho, técnicos y personas duchas en el campo de la  actividad turística, que desarrolle otro tipo de turismo que merezca la pena para todos y que salga del deterioro casi irreversible del entorno medioambiental que ha propiciado este monocultivo turístico.Toda esta locura está prevista para el 15 de julio, sin tener aún controlado el virus en su totalidad. Fernando Simón dijo en las comparecencias que hace públicamente, lo siguiente: “La apertura al turismo, implicará la importación de casos de países con incidencias altas de coronavirus”.  Todos y todas  lo hemos visto en la televisión. Aunque también dice que no podemos estar encerrados toda la vida, a veces el pobre hombre se ve acorralado por los intereses y habla con doble lengua.Si mirasen las experiencias de otros países, como China y demás países asiáticos que han cerrado a cal y canto hasta regiones enteras al turismo. Otro gallo les cantaba.  En fin, seguirán pagando las desgracias como siempre, los de siempre. Trabajadores precarizados, masas populares y el cambio climático.  Pero claro, ¿que se puede esperar de un Roncote, o un rebenque como éste y  todos los que nos gobiernan?

Maribel Santana