Flores de papel

GUILLERMO DE LA BARREDA

Nueva crisis de Gobierno y van… por fin este Gobierno de Canarias se ha quitado la careta y reacciona, no como uno progresista, sino todo lo contrario.

Hablando de las flores, los de la rosa roja han cometido su suicidio político, o ¿es que alguien piensa que cualquier ciudadano progresista y menos los sanitarios van a volver a votar a quien traiciona sus ideas?, es un Partido que gana elecciones pero que luego no sabe gobernar, no sabe mantener sus principios.

Si repasamos su andar de los últimos años, cada vez que alguno de sus dirigentes trata de poner a la Sanidad Privada en su sitio, es cesado y se produce una crisis de Gobierno.

La dignidad, el ser fiel a sus principios, no se puede perder por el simple hecho de mantener un falso poder, dado que cual marioneta se pliega a los mandatos de los que ha denunciado reiteradamente por sus ideas y actos.

Esta última crisis sanitaria tiene hechos que más que graciosos son tristes; resulta que a las personas que se criticó tanto pública como parlamentariamente, por ser contrarias a lo que debe ser una Sanidad Pública y que lo han demostrado con los hechos, a lo largo de las últimas legislaturas y, sobre todo, de la última, se les vuelve a poner en el poder sanitario y estos se apresuran a poner en mando, a todos los niveles, a los mismos que anteriormente estuvieron en los cargos directivos y habían criticado. Es que son tontos, se han dejado llevar por oscuros intereses o es que desde el principio esas eran sus ideas y nos han engañado.

Las flores son de papel; solo la flor morada ha levantado la voz y la han engañado diciéndole que estará en un puesto de control. Recuerden que al final de la anterior legislatura el “flamante Director” tomó medidas saltándose al Consejero, al Parlamento y a quien se le puso por delante para dictar medidas proteccionistas para la privada; y ahora le ha faltado tiempo para nombrar a los mismos que estaban en la desastrosa gestión anterior. No se dejen engañar, están en un Gobierno que no comparte sus principios y que los quiere utilizar de marionetas para dar una falsa imagen progresista.

Ante la terrible crisis de toda índole que padecemos, volvemos a la situación anterior o mejor, a la de siempre, falta de transparencia, falsas verdades, cortinas de humo y abuso de poder de los de siempre o sea “vamos a cambiar pero que todo siga como estaba”.

Creo que más que Gobierno de las flores debía cambiársele el nombre por Gobierno del Carnaval y no por ninguna connotación de alegría, sino por el uso del engaño, del travestismo y de la careta.

Por último, será verdad, Sr. Presidente, lo que se está corriendo entre la ciudadanía, que usted va a nombrar al Sr. Clavijo PRESIDENTE EMÉRITO, o ¿es una broma?, pero es que dada su actuación parece que puede ser cierto.

Guillermo de la Barreda 

(Médico y presidente de la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública)