Encierro de los trabajadores del Frío industrial de Tenerife

La conflictividad laboral existente desde tres meses atrás en el sector del frío industrial de la isla dedicado a la actividad de congelación de pescado y demás productos perecederos, da lugar a la convocatoria de una huelga general de los trabajadores del sector impulsada por la Confederación Canaria de Trabajadores (CCT). Tras la patronal declarar ilegal el paro al considerar que no se podía negociar un nuevo convenio colectivo al existir uno aún vigente, un centenar de trabajadores son despedidos, produciéndose el 17 de septiembre un encierro de protesta en la iglesia de San José de la capital tinerfeña. Cinco días antes era asesinado por la Guardia Civil, el estudiante Javier Fernández Quesada, precisamente durante la jornada de huelga general en apoyo de estos y otros trabajadores.