El actual pacto de gobierno (PSOE-Podemos-NC) da alas a los enemigos de la sanidad pública y suma fracasos en el control de la pandemia