El VIII Congreso de Intersindical Canaria se solidariza con el rapero Pablo Hasel y exige Amnistía para presos y presas políticas

No voy a arrepentirme para reducir la condena o evitar la cárcel, servir a una causa justa es un orgullo al que jamás voy a renunciar” (Pablo Hasel)  

Una canción y un puñado de tuits han servido para condenar a Pablo Hasel a prisión por un supuesto delito de enaltecimiento del terrorismo e injurias a la corona pese a que las denuncias realizadas en su cuenta de Twitter, tales como las referidos a las actividades mafiosas de la corana y sus negocios con Arabia Saudita, han quedado reiteradamente demostradas. 

El VIII Congreso Confederal Nacional de Intersindical Canaria considera que el aparato judicial del estado español vuelve a condenar a un artista por hacer uso de su derecho a la libertad de expresión, convirtiéndole en un preso político más. 

El Congreso ha recordado, con cariño, que el único recital que Pablo Hasel ha dado en Canarias fue el Primero de Mayo de 2012, para el acto organizado por Intersindical Canaria, en el transcurso del mismo, y tras conocer de primera mano la realidad de nuestra nación, Hasel manifestó su defensa del derecho a la Autodeterminación de nuestra nación y la soberanía sobre nuestros recursos, así como la solidaridad con la clase obrera canaria y la lucha contra las prospecciones petroleras.  

Su férreo compromiso con la libertad de los pueblos y la lucha de la clase obrera ha hecho recorrer a ese joven rapero un largo camino que solo podía desembocar, en un estado donde la libertad de expresión brilla por su ausencia, en una cárcel. A la vez que, como en el caso de Valtonic, se utiliza a la Audiencia Nacional para generar política del miedo que calle a las voces críticas contra el inhumano sistema de explotación de las mayorías sociales y los pueblos. 

Por todo ello el Congreso Nacional de Intersindical Canaria, celebrado, el pasado sábado, exigió Amnistía inmediata para Pablo Hasel y para todos y todas las presas políticas en el estado español.