El STEC-IC denuncia que más de 4.000 personas adultas podrían quedar sin atención educativa