El CGPJ vuelve a actuar en la línea autoritaria de creerse el poder omnipotente del Estado