La pinza gubernamental y empresarial continúa empeorando los derechos laborales y elevando el desempleo