El grupo de gobierno del Cabildo de La Palma miente cuando afirma que se reúne con los representantes de los trabajadores

Intersindical Canaria denuncia que son falsas las valoraciones realizadas por la consejera de Recursos Humanos del Cabildo de La Palma, Nayra Castro, sobre la elaboración negociada de la Relación de Puestos de Trabajo de la Institución. Tanto es así que desde diciembre de 2019 no se reúne con la representación sindical.

Las afirmaciones de la consejera insular no son ciertas cuando indicó que en cumplimiento de los mandatos judiciales se está realizando un trabajo conjuntamente de la mano de los sindicatos como representantes de los trabajadores en la búsqueda de los máximos consensos.

Sin respuesta alguna y mediante diversos escritos, Intersindical lleva reclamando desde el pasado mes de enero una reunión de la Mesa General de Negociado del Cabildo de La Palma, órgano en el que se deben tratar los temas referentes a la plantilla de la entidad, y entre ellos, precisamente, la Relación de Puestos de Trabajo.

Igualmente, el sindicato aclara que durante este 2020 y mientras duró el estado de alarma, tras la petición e iniciativa de Intersindical se creó una comisión de seguimiento de la covid-19 en la Institución, gestionada desde el Comité de Prevención de Riesgos Laborales del Cabildo.

No se puede entender cómo la consejera insular puede hablar de que el Cabildo está trabajando rigurosamente con los sindicatos, mientras no se ha creado mesa para dicho fin, ni se ha trasladado petición en ese sentido ni al Comité de Empresa ni a la Junta de Personal del Cabildo de La Palma, que son los dos órganos de donde emanan la responsabilidad de la representatividad del personal y la capacidad de negociación. Por todo ello, Intersindical Canaria denuncia el autoritarismo de la institución insular y de la consejera de Recursos Humanos del Cabildo, desoyendo por norma las peticiones y propuestas sindicales, poniendo en riesgo los recursos humanos de los centros que prestan los servicios a los ciudadanos de la Isla, creando con ello serios perjuicios tanto los trabajadores como a los ciudadanos.