El embargo total de EE.UU contra Venezuela, supone otra agresión intolerable contra el país hermano

080819 canariasboli

INTERNACIONAL 

La administración Trump anunció recientemente el aumento de las medidas de presión contra Venezuela a través del embargo económico total. Una vez fracasadas las distintas formas de golpe de estado, mediático, político y económico que llevan ejercitando durante años y agudizaron , a comienzo de año, al intentar colocar al frente del estado venezolano al Sr. Guaido mediante la autoproclamación y el posterior reconocimiento internacional de los países bajo influencia norteamericana incluida la propia Unión Europea, realiza una nueva intentona esta vez bajo la figura del “embargo total” que se realizará mediante orden ejecutiva del citado presidente.

Las medidas propuestas no incluyen sólo a los capitales venezolanos si no a cualquier persona o empresa que mantenga relaciones económicas con el mentado país, en una figura muy similar a la ejercida contra Cuba o Corea durante muchos años.

Desde Intersindical Canaria entendemos que estas medidas, ya iniciadas con la administración Obama, demuestran que el problema no es de quien se turne en el poder en Estados Unidos sino del control de las riquezas mundiales que este país pretende a través de su administración, de sus multinacionales o de su ejercito y tienen por objetivo aumentar el dolor, la pobreza y el sufrimiento de la clase trabajadora venezolana, en la que, también, se hayan incluidos los y las trabajadoras canarias que decidieron quedarse en el país que les acogió, con el objeto de provocar un cambio en la posición de la misma en relación al camino antimperialista iniciado con el comandante Chavéz y continuado por el legitimo presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. En esta ocasión, el objetivo inmediato es el sabotaje a los diálogos de paz auspiciados por países latinoamericanos y europeos y dinamizados por el gobierno bolivariano.

Intersindical Canaria se opone a cualquier injerencia externa en los asuntos de Venezuela, reconoce la legitimidad del gobierno de Nicolás Maduro, presidente salido de las urnas en mayo del pasado años; abogamos por el derecho a la libre determinación de su futuro de todos los pueblos del mundo y, en estos momentos, especialmente del pueblo venezolano. Apoyamos decididamente el camino del dialogo, la paz y la multiporalidad mundial.

Ante esta nueva y grave agresión contra Venezuela, enviamos nuestro saludo internacionalista y de clase al movimiento obrero venezolano y a nuestros compatriotas en ese país.