Día Mundial de la Salud ¿para quién?

Francisco Javier Gonzalez

Que no digan que no lo sabían. ¿Cuántas concentraciones de sanitarios denunciando la situación angustiosa y precaria en que se movían? ¿Cuántos gritos y manifestaciones reclamando personal y medios?

Los sucesivos gobiernos de Canarias y de España han ido vendiendo la Sanidad pública en almoneda a los guirres expoliadores de batas blancas.¿Cómo han hecho sus fabulosas ganancias los Cobiella y Cía que facturan anualmente MEDIO MILLAR DE MILLONES de euros traficando con la salud? Ya hoy se extienden fuera de Canarias por países como México, R. Dominicana, Haití e incluso España, sobre todo en Andalucía.

 ¿Qué gobierno, canario o español, ha reclamado el dinero evadido a través de la panameña Tuscany Investiment Group Corporation?

Todo comenzó al cobijo de Coalición Canaria y sus intermediarios pa’las mordidas y con sociedades offshore en Panamá y las Islas Vírgenes. Al fundador de la saga, Pedro Luis Cobiella el gobierno de Canarias presidido por Adán Martín en 2007, cuando su esposa, Pilar Parejo, era viceconsejera de Turismo, le concedió la Medalla de Oro de Canarias por, según el BOC “su apuesta por Canarias, por la Excelencia y por la Internacionalización”. El así condecorado casi acababa de terminar dos lustros presidiendo ASHOTEL. Al año siguiente Pilar Parejo formaba con Cobiella la sociedad NIC Hoteles. Todo, incluso la medalla, quedaba en casa.

Esta puñetera pandemia pasará. ¿Permitiremos que tantos montajes y chanchullos como los que han sucedido en esta colonia sigan igual, con una CC ejerciendo de “nacionalista”? Si no nos concienciamos y actuamos, sucederá como en el gatopardo de Lampedusa. Todos estos guirres berringallos se trasladarán a cualquier Donnafugata isleña para continuar su servicio de intermediarios coloniales.

Como a Don Fabrizio los oigo exclamar ahora a voz en grito “Se vogliamo che tutto rimanga come è, bisogna che tutto cambi”, pero claro, lo gritan en español y con acento criollo. “Si queremos que todo siga como está, necesitamos que todo cambie”.

Francisco Javier González