El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y Ralons mantienen su conjura contra las trabajadoras de las Escuelas municipales

La hoja de ruta política anunciada por el tripartito de Las Palmas de Gran Canaria (PSOE, Podemos y Nueva Canarias) y que tenía como principios  “hablar de los problemas de la gente para buscar soluciones y desarrollar políticas de progresos que atienden a las personas más desfavorecidas”, se ha traducido con el tiempo en una estafa en toda regla.  

Las trabajadoras de las Escuelas Infantiles, bajo responsabilidad directa de la corporación municipal, pero privatizada en favor de la empresa pirata Ralons, continúan sin poder ejercer sus derechos laborales básicos como el cobro de sus salarios que, para más inri, no superan los 900 euros mensuales.

Tras dos meses acumulados sin cobrar, las trabajadoras mantienen su largo peregrinaje de protestas  reclamando en la calle y frente a las oficinas municipales sus derechos, mientras el alcalde y los grupos que le apoyan, reaccionan despóticamente, ahora a ritmo de carnaval y al son que les marca Miguel Ángel Ramírez, el empresario campeón del fraude laboral y social.

 “Augusto tú en el Carnaval y nosotras sin cobrar”, referido al alcalde del PSOE, fue el lema más repetido en la concentración de las trabajadoras del pasado miércoles frente a las instalaciones municipales, esta protesta es antesala de la manifestación prevista para el jueves 27 de febrero que recorrerá la zona central de Las Palmas de Gran Canaria.

Intersindical Canaria y el conjunto de trabajadoras, lo tienen claro: la única forma efectiva de la vuelta a la normalidad de los centros de trabajo, pasa por el rescate del servicio que dé paso a la mejora de la atención a los escolares y a la dignificación laboral de las trabajadoras.