Portada de la revista que, según el juez, “ultrajó” a España