Declaración de la FSM en el Día Internacional de la Mujer Trabajadora

Conmemorando el 8 de marzo de este mismo año, la Federación Sindical Mundial – Intersindical Canaria saluda a cada mujer en todo el mundo, trabajadora o desempleada, autónoma, en la ciudad o en el campo, madre joven, estudiante, jubilada, refugiada o inmigrante, jornalera de la vida diaria.

Todos nosotros, al lado de las mujeres que se agrupan en la FSM y el Movimiento Sindical Clasista Internacional, creemos con firmeza en la necesidad de organizar la lucha de las mujeres por la igualdad genuina, y no agotamos nuestra combatividad y nuestra protesta solo en un día por año.

En este año, el 2020, se cumplen 75 años de trayectoria y acción combativa de la Federación Sindical Mundial desde su fundación en 1945. 75 años durante los cuales luchamos sin cesar por la igualdad genuina de la mujer, por un sistema en que estará librada de la doble opresión que sufre, tanto de su género como de su clase, por un sistema sin explotación del hombre por el hombre.

En esta lucha tenemos como aliados a los hombres de nuestra clase, con los cuales marchamos a la par en la acción social y política, reivindicando una vida como la merecemos, nosotros y nuestras familias: sin guerras y refugiados, con trabajo fijo y estable a tiempo completo, con salarios dignos y cobertura social completa, con infraestructuras estatales que provean Salud, Educación, Asistencia Social pública y gratis universal.

El Día Internacional de la Mujer constituye un símbolo de lucha, que se ha conmemorado como tal por primera vez en 1911, a propuesta de la socialista Clara Zetkin el año anterior. Es un día dedicado a la huelga de las trabajadoras textiles de Nueva York en 1857, conque reivindicaban el pago igualitario con sus colegas hombres, reducción de la jornada laboral y condiciones de trabajo humanas; fue así que levantaron su talla moral frente a la patronal y su estado.

Sin embargo, hoy en día, 163 años después, todo lo aludido sigue siendo el objetivo. La intensificación del trabajo ha aumentado, las formas de trabajo flexibles tienden a convertirse en regla y en muchos países las mujeres siguen pagándose menos que sus colegas hombres por el mismo trabajo.

Sin embargo, eso no es todo: hoy en 2020, a pesar del desarrollo de la ciencia y tecnología, mujeres siguen muriéndose en el parto por falta de servicios médicos; no se escolarizan por razón de su género; se convierten en víctimas de tráfico de personas, encaminadas hacia la prostitución; se ahogan en el mar con sus niños en los brazos, tratando de salvarse de las bombas…

Nosotros, en la Federación Sindical Mundial, rechazamos todas las políticas que tienen como objetivo servir las grandes transnacionales para aumentar constantemente sus ganancias. Esta es la causa real detrás de cada guerra, de cada ley contra la Seguridad Social, de cada reducción de salarios y prestaciones, de la disminución del Estado de Bienestar; y al final, detrás de la propia desigualdad de la mujer en todas sus facetas.

Consideramos que la mejor manera para conmemorar el Día Internacional de la Mujer es no parar de luchar en contra de estas políticas y sus instigadores. Hasta la emancipación definitiva de cada mujer, en cada rincón del planeta.

¡No vamos a parar hasta lograrlo!

Federación Sindical Mundial-Intersindical Canaria