Canarias mantienen una dependencia a los conbusrtibles fósiles de cerca del 90%