Caminos de vida y muerte

Jose Farrujia

Estas piedras por las que hoy camino han sido testigos mudos de historias de vida y de muerte, ya incluso desde la época de los guanches, cuando este territorio formaba parte del menceyato de Daute. 

Conocido como “del Risco”, este camino fue la principal vía de comunicación del caserío de Teno con el resto de la isla. Durante generaciones, los campesinos de Teno lo usaron para transportar sus papas, sus quesos, sus productos, que luego intercambiaban por otros, principalmente en Buenavista del Norte. También fue ruta de pastoreo desde época guanche y de uso por parte de los barqueros que accedían a la Punta de Teno antes de que se abriera el túnel en los años 60 del siglo XX. 

Los vecinos y las vecinas de Teno alto también lo transitaron para bajar a “poblado”, para acudir a misa, para ir a casarse o incluso para llevar a sus muertos a recibir sepultura…  

¿Cuánto pudo pesar la muerte, por estos caminos de piedra, de andares quebrados y de noches sin luna? 

A veces recorremos caminos de ida que para otros no tuvieron vuelta… 

A veces andamos sin buscar historias, pero sabemos que caminamos para encontrarlas. 

José Farrujia