El 1 de noviembre de 2009, el gobierno canario y los sindicatos sellaban el compromiso del gobierno para el abono salarial