Aguas “canarias” y situación colonial

Ahora Canarias sostiene que por muchos eufemismos que se puedan utilizar -como el de considerar a las Islas una comunidad autónoma o región ultraperiférica-, Canarias forma parte del viejo mapa colonial que forjó el expansionismo europeo del siglo XV, situación que solo se podría revertir si se conquista la plena soberanía para el Archipiélago.

Es evidente que solo en una Canarias independiente se podría hablar de una frontera marítima canaria y de una Zona Económica Exclusiva que permita a las Islas proteger y gestionar los recursos marítimos de un mar que, dentro de ese marco jurídico, sí se podría denominar mar canario.

La confrontación entre Marruecos y España por controlar las aguas que formarían parte de la ZEE de una Canarias conformada como Estado archipielágico  nos retrotrae al clásico conflicto entre potencias coloniales por controlar el territorio y sus aguas adyacentes. Un conflicto que evidencia  que las líneas imaginarias trazadas por España y Marruecos, delimitando el alcance de sus respectivas ZEE, tendrán el valor que tienen las políticas de hechos consumados; una confrontación en la que Canarias siempre termina perdiendo, puesto que las Islas carecen de control alguno sobre dichas aguas”.

De esta forma, tanto España como Marruecos podrían dar permisos para realizar prospecciones o para la extracción de minerales, una posibilidad que ya se evidenció hace unos pocos años cuando ambos países -en contra de la opinión pública canaria- autorizaron prospecciones petrolíferas.

 AHORA CANARIAS considera que el presidente autonómico, Ángel Víctor Torres (PSOE), no dice toda la verdad en el asunto de las aguas y, de hecho,  estaría ocultando a la sociedad canaria el verdadero fondo del asunto. Torres trata de sacar pecho frente a Marruecos al tiempo que pide a España que proteja los intereses canarios, pero en ningún momento pone sobre la mesa la desventajosa situación que sufrimos en Canarias con respecto al control de nuestras aguas..

 MARRUECOS YA NOS INVADIÓ

Ahora Canarias hacen un llamado a la sociedad canaria para que llegué a comprender el alcance del problema, la falta de soberanía canaria sobre el mar, deviene de la condición colonial que sufre el Archipiélago y, por tanto, de la imposibilidad de que nos pertenezcan unas aguas cuando tampoco regimos soberanamente sobre el territorio insular.

 Cualquier alegato jurídico que haga hincapié sobre la soberanía española del mar adyacente, las aguas interiores o una ZEE española, no implica que desde Canarias estemos en condiciones de tomar alguna decisión vinculante sobre dichas aguas.

Marruecos ya nos invadió. La famosa invasión marroquí, tantas veces vaticinada y aludida como argumento contra independentistas, se ha producido sin que el Estado español quiera o pueda protegernos de la misma. De esta forma, Marruecos estaría atribuyéndose la soberanía sobre la que debería ser la Canarias marítima y el derecho a la extracción de los recursos existentes, y en esa labor entra a competir con el Estado español.

 Paradójicamente, la única forma que tendría Canarias de proteger su territorio y de delimitar un mar canario pasaría por transformar las Islas en un Estado archipielágico, es decir, declarando la plena soberanía e independencia.