Las carencias de personal en el servicio de Correos se ha convertido en un mal endémico